Deseo caballos sanos, a los que les guste pasar tiempo conmigo. Y me deseo que ellos puedan expresar su personalidad en el trabajo.

Mi nombre es Raya Hauri y nací en Suiza. Además de mi trabajo como arquitecto, siento desde siempre una gran pasión por los caballos y su formación. Me veo siempre como una aprendiz, porque el aprendizaje con los caballos nunca se acaba.

Tras muchos años de monta a caballos de aires (caballos islandeses), en 2011 busqué para mi potro Kàri un aprendizaje lógico y profundo, es cuando encontré el Academic Art of Riding by Bent Branderup. Descubrí un mundo fascinante de caballos relajados con torsos musculados y me dije: ¡Esto es lo que quiero para mis caballos!

Desde entonces me guío por los principios del Academic Art of Riding en el entrenamiento de mis caballos y en las clases de equitación con mis alumnos. Tengo la suerte de aprender con Celina Harich, Pascale Kern y Hanna Engström y asisto regularmente como oyente a los cursos de Bent Branderup. Desde 2015 apoyo a Pascale Kern en la organización de los cursos de Bent Branderup en Suiza.

Snæfinnur fr HofSstaðaseli (caballo islandes)

Mi primer caballo vino a través de una amiga, cuyos caballos islandeses monté durante años en mi tiempo libre. Snaefi tiene cuatro aires, pero de la manera en que lo monté, impidió una estructura saludable de los músculos del torso, hasta que este caballo, noble y respetuoso, se puso en contra del tölt. Después de muchos consejos bien intencionados pero inútiles de entrenadores profesionales, decidí empezar otra vez desde la base. El trabajo pie a tierra se convirtió su disciplina favorita y también lo fue para mí. Y de vez en cuando me vuelve a dar pasos muy relajados en tölt...

Kàri vom Nordsternhof (caballo Islandes)

En 2011 decidí comprar un potro y llevar yo misma su entrenamiento. Así entró en mi vida el divertido potro Kàri. Su energía e ímpetu propios de su edad me están enseñando algo muy necesario: paciencia. Al mismo tiempo ese carácter, (además de su buen humor), hacen que trabajar con él sea una auténtica alegría.


Filosofía

Sólo un caballo relajado puede aprender.

Los caballos que viven en condiciones propias de su especie (vivir en grupos, con posibilidad de moverse constantemente, con una alimentación adecuada, con buen cuidado de cascos y dentadura, etc.) están más relajados, más sano y mucho más motivados. Depende de nosotros que el caballo se sienta cómodo y quiera aprender con nosotros. Un cuerpo tenso no puede construir músculos, por eso hay que entrenar al caballo según sus capacidades físicas y mentales.

The two minds must want to do what the two bodies can do.
— Bent Branderup
 

Un caballo no es animal de carga.

La equitación no es natural. Si montamos caballos, somos responsables de entrenarlos de manera que nos pueden llevar, sin que se produzcan daños a largo plazo. La reunión viene de la capacidad del caballo de usar los posteriores y cargar peso en esa parte de su cuerpo.

Quién quiera montar su caballo de manera sana y noble, no tendrá otro remedio que trabajar la flexión correcta del tercio posterior.
— François Robichon de la Guérinière (1688-1751)
 

Doma para el caballo.

Un trabajo pie a tierra correcto proporciona bienestar físico y mental al caballo y, así,  éste siempre puede hacer bien las cosas. Si el animal no responde como se espera, seguro que la persona no fue clara con las instrucciones. Al final las ayudas se reducen con el tiempo.

Dressage is for the horse, the horse is not for the dressage.
— Bent Branderup